Día 14.

Siento mi tripa apoyada sobre mis piernas. Respiro. Estoy mal sentada.

Me paro.

Me acerco la silla. Me pongo reccta. Ya no siento el michelin contra las piernas. Noto la lengua pegada al paladar.

Tengo muchas ganas de llorar.

Estoy triste.

Me pongo recta, sigo apretando los hombros.

Estoy bien.

Estoy cansada. Estoy triste. Me gustaría pegarme una hartada de llorar y quedarme vacía, libre. Ligera. Pero no consigo conectar con eso y darme permiso para estar así. Darme el tiempo y el espacio necesario para mi y esa necesidad de llorar y sentir toda la rabia, toda la tristeza y rabia que siento en este momento ¿es mio?

¿estoy llegando a algún sitio con todo esto?

Intento llegar a quererme y no puedo. Me traslado fuera, lo pongo fuera.

Igual es eso, lo que veo fuera es un reflejo de lo que hay dentro:

ESTO NO ES AMOR VERDADERO

Me quiero. Me quiero. Me quiero. Me quiero. Me quiero.

Me acepto.

Acepto mi tripa. Mis redondeces y mis tensiones. Me acepto toda yo, el paquete completo. Estoy entrando en el juego.

No, gracias.

Me quiero. Me acepto.Me acepto. Me acepto. Me acepto. Me acepto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s